Bulma X Beerus

Después de la victoria de Gogeta con Broly, Bulma volvía a su isla privada. Beerus había sido obligado a cuidar a la hija de Bulma, Bra, así que cuando la vió en las orillas de la playa decidió ir a que le pague su deuda. La peliazul era inconsciente de la mirada sobre ella, en cambio, estaba perdida en sus sentimientos de molestia hacia su esposo, que la había ignorado a pesar de que se puso en forma para él.

Esperando relajarse, se quita su ropa y se sienta boca abajo sobre una silla, dejando expuesto su gran trasero. Beerus se acerca para exigirle que le diera una dotación de dos años de alimentos para comer ahora mismo, como recompensa por cuidar a su hija.

Por supuesto, Bulma se pone nerviosa, sin saber dónde podría conseguir tal cantidad de alimento, así que le propone al dios, en cambio, dejar que la folle hasta que quede satisfecho.

Sorprendentemente, el decide aceptar su ofrenda sexual y se desviste para exponer su gigante polla erecta. Ella queda asombrada por el tamaño del dios y rápidamente se lo mete todo a la boca. Mientras se traga toda la polla del dios, se quita el sostén para apretar y jugar con sus senos.

En pocos minutos, ya tenía al dios de la destrucción corriéndose en su boca. El sabor de su semen era algo que Bulma saboreaba por su dulce sabor. Entonces, procede a quitarse sus bragas para volver a sentarse sobre su silla y exponer su intimidad ante Beerus, pero en lugar de dejar que la follara por su vagina, le pide que tome la virginidad de su culo.

El dios no lo duda ni un segundo y mete su gran polla en el culo de la científica para empezar a follarla con vigor. Ella estaba fascinada por el tamaño, mientras Beerus amaba lo estrecho que era, cada penetración era un deleite para Bulma, logrando que tuviera un poderoso orgasmo con el pene en su culo.

Pero el dios no se iba a detener ahí, la toma de los brazos, y la levanta para ponerla frente a él y seguir destruyendo su apretado culo con su pene. La humana no era más que una sumisa ante él que lo aceptaba, pidiendo más entre gemidos, hasta que finalmente siente como el dios la llena con su semen.

Cuando esto pasa, Beerus saca su pene para exigirle a Bulma que limpie cualquier rastro de su semen. Ella lo hace, y utiliza sus grandes tetas para apretarlo y limpiarlo mientras con su lengua limpiaba cada parte de su miembro. Ya limpio, le exige que abra su coño para follarla por ahí ahora.

El dios y la humana son uno solo nuevamente, mientras Beerus aumentaba sus penetraciones cada vez más, aprovechaba de comerse las tetas de la mujer y apretarlas, saboreando la leche que salía de sus pezones por haber estado embarazada. Ella no hacía más que pedir que le diera más duro, que la hiciera suya.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 4.5 / 5. Votos: 2

Categorías