I Dream of Ranma-chan

La hermosa genio Ranma te da la bienvenida a su templo, tienes la oportunidad de pedir tres deseos. ¿Cuál será el primero? Darle su libertad a Ranma o pedir placer… ¡Obviamente la segunda opción era la mejor! La genio está por insultar a su amo, pero se contiene y lo felicita, desnudándose para dar ese placer.

Al contemplar las firmes tetas de Ranma puedes elegir entre apretarlos, retorcerse y lamerlos. Pero, ¿por qué elegir? Es mejor crear una cuarta opción para que la genio haga las tres cosas. La pelirroja se queja de que eso era imposible, lo que hace que se burles de ella.

Sin otra opción, Ranma empieza a jugar con sus tetas, lamiéndolos y apretándolos, aunque estaba obligada a hacerlo, la joven decidió que no se doblegaría. Cuando se le ordenó masturbarse para su amo, ella juguetea con su intimidad sobre sus ropas, aunque también inunda su mente con pensamientos como la espalda peluda de su padre o en Happosai para no excitarse.

El jugador nota esto, así que sube al máximo la tabla de sensibilidad, lo que provoca que esos toques de Ranma a su cuerpo le causen un placer increíble que la hacen gemir sin parar.

La genio estaba enojada porque le jugaran sucio, pero comprende que puede tener una oportunidad de escapar si domina al hombre. Por eso, empieza a sonreír mientras se quita su pantalón y expone su vagina estrecha. Luego se recuesta en una viga para exponer su culo curvilíneo, y abrir con sus dedos sus dos agujeros.

El jugador estaba encantado, rogando porque la genio siguiera con el espectáculo, esperando que pudiera estar con ella para poder tocarla a su antojo, el plan de Ranma estaba funcionado.

Entonces, el jugador le ordena usar un consolador para penetrarse a sí misma. No obstante, la genio no podía hacer eso, ya que no tenía ningún consolador en su recinto, así que sugiere al hombre usar uno de sus deseos para darle su libertad y que él mismo pueda llenarla con su polla verdadera.

No obstante, el hombre no entiende esto y pide una lluvia de consoladores para la genio. La mujer está irritada por eso, y le reclama a su amo, aunque luego procede a chupar un consolador, burlándose de como aquel aparato pudo haber sido el pene de su amo.

El hombre empieza a arrepentirse, pero no había nada que pudiera hacer, Ranma seguía usando los consoladores para chupar al mismo tiempo que abría su culo con él y juguetaba con su vagina húmeda. La genio solo tenía una oportunidad más por su libertad, así que llega a usar magia para que los consoladores la follen de forma autómata, llenando todos sus agujeros hasta culminar en su orgasmo.

La erótica escena fue demasiado para el jugador, que se corrió en la pantalla del jugador. Ranma pensaba que con eso podría tener su libertad, pero el hombre usa su tercer deseo para que la genio dejará de preguntarle eso y aprendiera a amar la esclavitud a la que la sometía. Algo que pone furiosa a la mujer. No había nada que hacer. Él había ganado.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 1 / 5. Votos: 2

Categorías