La Mama de mi Amigo – Felsala

Dylan ha ido a quedarse en casa de su amigo Jody y su madre Emily lo recibe agradablemente, diciéndole que es un placer recibirlo en su casa. Ambos chicos están
decididos a pasarla bien, así que no pierden el tiempo y se van a disfrutar del buen día en tomando el sol en la piscina.

Dylan le comenta a su amigo que siempre es muy relajante estar en su casa, justo en ese momento se acerca Emily para preguntarle si puede acompañarlos. Jody invita a su madre animadamente, sin imaginarse los efectos que eso provocaría en su amigo. Pero clarto, él rápidamente se da la vuelta y se queda dormido, así que no se entera de lo que ocurre después.

Por su parte, su madre es muy consciente de sus grandes atributos, así que se acuesta boca abajo, dejando una buena vista de su enorme trasero. Dylan no puede evitar observarlo, ni mucho menos omitir que su diminuto bikini deja ver un poco de sus pezones. Emily nota la mirada lasciva del joven, y a pesar de eso le pide que la ayude a colocarse crema solar en la espalda. Él gustosamente acepta, y ella sonríe victoriosa, sabiendo que tiene al chico loco por ella.

Dylan agarra un poco de crema en sus manos tremblorosas, está muy nervioso y espera que ella no se dé cuenta de lo mal que lo tiene. Emily es muy sexy, y lo sabe, por eso cuando él roza un poco sus pechos, ella nota lo sonrojado que está. Para jugar un poco más con él, le pide que le aplique crema en sus piernas, añadiendo que no se corte en subir un poco más. Timidamente Dylan sube hasta su trasero, masajeándolo suavemente para que absorba toda la crema.

Él no puede creer que realmente esté tocando su trasero; es tan suave y grande como esperaba. A ella también le está gustando como él toca y amasa suavemente su trasero, y eso se hace evidente cuando su coño empieza a humedecerse cada vez más. No tarda en dejar la camilla empapada con su chorro de líquidos. Se levanta antes de que el chico note lo excitada que está.

Le agradece al joven que la haya ayudado, y termina por decirle que le ha gustado. Él continua sonrojado, y se sonroja aún más cuando ella agarra su erección y le comenta que aparentemente a su amigo también le ha gustado lo que ha hecho. Él no puede creer que esté tan duro y que ella lo haya notado, se siente tan avergonzado. Pero su verguenza desvanece un poco cuando ella le dice que lo verá en la noche. Ella se va meneando exageradamente sus caderas, dejándolo completamente atónito por lo que acaba de pasar.

En la noche Dylan no puede dormir pensando en lo ocurrido; ya es muy tarde y ella sigue sin llegar, así que llega a la conclusión de que solo estaba tomándole el pelo. Al final se queda dormido sin imaginarse lo que está por ocurrir. Emily se aparece en su habitación con una lencería muy sexy, está muy caliente y no puede esperar a que Dylan despierte.Por eso baja su pantalón y empieza a lamer su polla lentamente.

Espera que se despierte pronto, ya que su polla sabe muy bien y ya no hay vuelta atrás para ella. Quiere su pene dentro de ella, y no se resiste más, así que se sienta sobre su polla. Empieza a montarla lentamente, hasta que poco a poco aumenta la velocidad de sus movimientos, tomando toda su polla. Dylan abre los ojos al sentir una sensación muy extraña, y cuando finalmente se da cuenta de lo que ocurre, Emily lo saluda feliz de que por fin se haya despertado.

Él no puede creer lo que está sucediendo, pero realmente no es un sueño, de verdad está teniendo sexo con la mamá de su amigo. Y ella está gozando como una perra, es evidente que le gusta cómo se siente su polla en su interior. Cuando le pregunta a Dylan si le gustan sus tetas, él alucina por lo increíbles que son. Emily le pide que la folle toda la noche, queriendo disfrutar al máximo la resistencia y fuerza del joven. Él está decidido a darle la mejor noche de su vida, así que aumenta la velocidad de sus embestidas, penetrándola mucho más fuerte.

Dylan espera que su amigo no escuche lo que están haciendo, no sabe cómo reaccionaría se se entera que se ha follado a su madre. Pero es que su mamá es una verdadera perra, Dylan siempre imaginó que ella sería una completa puta en la cama, su vestimenta siempre ha dejado claro que le gusta el sexo. Sin embargo él nunca imaginó que llegaría a follarla, de alguna manera siempre la vio como fuera de su alcance.

Pero allí está, follándola fuertemente y cumpliendo la fantasía de muchos. Ella no para de gemir y pedirle más, escucharla decir lo mucho que le gusta su pene lo enloquece. Se siente tanbien estar dentro de la vagina de la madre de su amigo, no puede evitar correrse dentro y dejar todo su coño chorreando con su abundante semen.

Al día siguiente, Jody y Emily se despiden de él como si nada, ambos se despiden alegremente. La madre le dice que ha sido un placer tenerlo allí acompañándolos, y le recuerda que siempre será invitado a estar con ellos cuando quiera. Él se sonroja al recordar lo ocurrido, y le agradece su hospitalidad.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 5 / 5. Votos: 2

Categorías