My Sugar Daddy – Felsala

En este cómic de Felsala vemos a un chico que empieza a preocuparse porque sus padres ya no podrán pagar su universidad y ahora tendrá que encontrar una manera de conseguir dinero. Anteriormente había escuchado que se puede hacer dinero fácil con un sugar daddy, así que es la solución más pronta que se le ocurre para su problema. Decide intentarlo, teniendo muchas ganas de que al final funcione.

Unos días después de haber ingresado a una página para encontrar uno, finalmente recibe un mensaje de un desconocido. En el mensaje decía que había visto su publicación y se había interesado por él, y le hace una citación para verse el día de mañana. El chico no lo puede creer, a pesar de sus expectativas positivas, jamás se imaginó que alguien realmente se fuese a interesar por él de esa manera.

Al día siguiente, el chico espera impacientemente a quien lo citó. Está muy nervioso y no está realmente seguro de si está preparado para hacer algo así. En medio de su mar de pensamientos dudosos justamente llega su cita; un hombre mayor grande y robusto. El señor le pide que lo siga, ya que lo llevará a comprar algo de ropa. El chico no entiende porqué quiere comprarle ropa, pero igualmente lo sigue. Después de todo es algo común en los sugar daddies hacer cosas así.

En la tienda, el señor escoge una serie de prendas que le gustaría que el chico se pruebe. Cuando finalmente se prueba todo, el chico queda vestido totalmente como una chica, llevando una larga peluca rosa y un corto vestido que transparenta un poco en la zona de su trasero. Eso era lo que el señor quiere, verlo en una apariencia totalmente femenina y sexy. Pero al chico le averguenza la idea de estar tan descubierto; su trasero es demasiado grande para llevar un vestido tan diminuto.

Pero el señor está satisfecho con la nyeva apariencia del chico, así que después de verlo con esa ropa le dice que ahora es momento de ir a su casa. Cuando finalmente llegan, los recibe un chico joven, alrededor de la edad de nuestro protagonista, este resulta ser el hijo del sugar daddy. Lo primero que hace es preguntarle a su padre quién es la chica que lo acompaña, y él responde orgullosamente que se trata de su novia. El hijo se muestra sorprendido, no tenía idea de que su padre tuviera una novia tan joven.

El señor aprieta fuertemente el trasero de Lynn, nuestro protagonista, sin importarle que su hijo esté allí frente a ellos. Y eso no fue nada en comparación a cuando su hijo finalmente se fue, ya que no perdió el tiempo para empezar a comerle la boca al chico. Le dice que si quiere ganarse el dinero primero tendrán que divertirse. El chico jamás había hecho algo así, pero el señor expertamente recorre cada extremo de su cuerpo. Apretuja fuertemente sus nalgas y acaricia ferozmente su polla. Ahora sí que nuestro protagonista tendrá que trabajarse el dinero de su universidad.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 1 / 5. Votos: 1

Categorías