Empathic Impasse

Raven se encontraba meditando en el aire, intentando concentrarse mientras Chico Bestia lamía su coño apasionadamente. Le había dicho a su novio que esperara un momento y que no tocara nada, pero él ya no podía controlar su excitación.

A pesar de que la chica le reclamó, no pudo evitar entrar en calor también cuando Chico Bestia metió sus dedos en su coño, haciendo que experimentara un orgasmo y se viniera casi al instante. Con solo tocar un poco su vagina, ella se había mojado.

Chico Bestia no quiso esperar más y comenzó a masajear sus tetas, rozando su vagina con su pene erecto mientras intentaba animar a Raven. La joven titán ya se había cansado de que este jugueteara tanto con su vagina, por lo que estaba a punto de darle una lección que no olvidaría.

Raven se subió a la cama y él saltó directamente sobre ella. Continuó lamiendo sus pezones hasta que Raven le pidió que dejara de jugar y se lo tomara en serio. Ante esto, Chico Bestia empujó las piernas de Raven hacia adelante y posó su pene sobre su vagina, contento porque por fin podría disfrutar del coño de su novia.

El chico empujó su pene verde dentro de su vagina lentamente hasta llegar a la base y, sin esperar demasiado, comenzó a martillar su polla dentro del apretado agujero de Raven. Chico bestia apenas podía contenerse, al sentir como el coño de Raven intentaba exprimir su pene.

Al darse cuenta de que estaba a punto de correrse, Chico Bestia arremetió por última vez contra el coño de Raven. En un impulso, hundió su pene hasta besar su cuello uterino, dejando salir una gran carga de semen caliente en su útero. Chico Bestia metió su pene un par de veces más para asegurarse que el Coño de Raven se tragara hasta la última gota.

Aunque Chico Bestia estaba satisfecho, Raven no lo iba a dejar ir hasta estar satisfecha. Se iba a asegurar de que sus bolas quedaran completamente vacías. Raven puso un hechizo sobre él, haciendo que lamiera su culo hasta lo profundo.

Bestia obedeció y estiró su culo con sus manos, lamiendo los bordes exteriores y metiendo su lengua en lo profundo de su ano. Se encargó de lubricar todo muy bien antes de explorar el agujero con su polla. Raven le pidió que no se contuviera y que se la metiera tan duro como pudiese.

Acatando la orden, Chico Bestia embistió su culo con tal intensidad que toda la leche que seguía en el coño de Raven comenzó a chorrear por todas partes. El ano de Raven estaba devorando la polla de Chico Bestia hasta la base. Raven apenas podía contener los gemidos de placer que le producía tener un enorme y duro trozo de carne verde en su culo.

Finalmente, el chico llenó su culo de su pegajoso semen caliente, desbordando el líquido por todas partes. La chica había tenido su venganza, por lo que luego de haber usado el pene de su novio para satisfacerse, lo echó a patadas de su habitación.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 5 / 5. Votos: 3