Fairys’ Inhibitions

En medio del bosque, Gardevoir estaba al límite, peleando con un Breloom. Aunque estaba al borde de la derrota, las palabras de su entrenador, Gary, animan a la pokémon para darlo todo. Su contrincante admira su espíritu de lucha, pero no iba a ceder y ordena un ataque de Hoja Afilada. A petición de su amo, Gardevoir contraataca con un Psíquico, dando lugar a un potente choque entre ambos.

Luego del encuentro, Gardevoir, que tenía el nombre de Raya, decide descansar en la sombra de un árbol. Gary le informa que dará un paseo con Growlithe, y le ofrece acompañarlos, pero ella se niega, prometiendo gritar si le pasaba algo malo.

En el momento en que su entrenador se fue, Raya baja su mano a sus bragas y expone sus dos tetas bien formadas. Entonces, empieza a toquetearse con sus dedos, se sentía mal por hacerlo, pero era incapaz de detenerse.

Usando Psíquico, atrae su vibrador y lo enciende. Estaba triste por haber perdido la pelea contra Breloom, pero a medida que insertaba aquel dildo en su coño, Raya empezaba a sentirse mejor, segura de qué podría ser más fuerte, alcanzar sus metas.

Ahora mismo, una de ellas era correrse con fuerza, así que empieza a cabalgar sobre ese dildo, gimiendo por lo alto mientras se tocaba sus tetas. Cuando está por terminar, Gardevoir oye los gritos de su entrenador y, asustada se pone sus bragas de nuevo y arregla su escote.

Gary le pregunta si estaba bien, ya que seguía roja. Raya le asegura que lo está, pero no podía evitar el involuntario gemido que salía de su boca, su dildo seguía en su ahora húmeda vagina, y no paraba de vibrar.

Horas después, Gary disfrutaba a las orillas del río con sus pokemons. Su Lopunny le dice que ella y Raya iban a ir a caminar un rato, Gary acepta, pidiéndoles que tengan cuidado. Aunque parecía todo normal, era incapaz de apartar la mirada de los culos de las chicas que lucían unos ajustados trajes de baño.

Río arriba, Raya había aprovechado de contarle a su amiga lo que pasó con Gary, lo avergonzada que estaba que la haya descubierto masturbándose, culpable porque su sola presencia la hizo calentarse aún más, y triste de no poder confesar sus verdaderos sentimientos de amor, para poder sentir la polla dura de su entrenador.

Lopunny la comprende, y le dice que tenía que empezar a relajarse y mantener la calma, o de lo contrario nunca iba a llegar a nada con su querido Gary. Raya la comprende, y abre sus piernas para dejar que su amiga le quite su bikini.

Lopunny empieza a saborear la vagina de Gardevoir, dejándola lo suficientemente húmeda para meterle sus dedos. Entonces, se coloca sobre ella, y ambas empiezan a hacerse un mutuo oral. Raya era tímida, pero en ese momento no tenía ningún problema en manosear el culo y la vagina de su amiga.

Una vez ambas estaban con el éxtasis al borde, empiezan a frotar sus vaginas entre sí, en una tijera. Disfrutaban al máximo, siendo ajenas a la presencia que las observaba, disfrutando del espectáculo.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 0 / 5. Votos: 0

Categorías