Probando a Nessie – Lewdua

Nessie ha ido a su rutinaria revisión y la recibe la doctora que la trató la última vez. Ella no puede evitar ver cómo se ve un enorme bulto debajo del vestido de Nessie que deja entrever que está realmente excitada en esta ocasión. La doctora la guía hasta la camilla y le pide que se siente allí. La chica se queda parada a un lado de la camilla, un poco avergonzada por la situación.

La doctora decide respetar un poco su espacio, y le anuncia que necesita preparar algunos materiales mientras tanto. Mientras revisa su expediente, Nessie comienza a desvestirse un poco y de pronto pide disculpas muy avergonzada. La doctora no entiende qué ha pasado, pero en cuanto se da la vuelta y observa el charco de líquido preseminal se da cuenta que sus huevos están tan llenos que su polla no para de gotear.

Ella se da la vuelta para evitar que se note el creciente rubor en sus mejillas. Le pide a Nessie que se siente en la camilla, y se queda unos segundos tratando de recobrar la compostura. Cuando vuelve a mirar a Nessie, la chica ya está sentada con sus huevos gigantes colgando un poco. La doctora tose un poco nerviosa y le pide a la chica que eyacule en el condón que le está entregando, así podrán examinar una muestra en el laboratorio.

Nessie observa el paquete, pensando que nunca encuentra condones que le vengan bien. La doctora responde sus dudas mentales anunciando que esa marca debería quedarle bien para su tamaño, ya que lo recuerda de la última sesión. Nessie le pregunta si de verdad tiene que estimularse allí mismo, y la doctora le dice que sí, ya que eso es normal. La chica parece esperar algo de intimidad, y la doctora se disculpa por no poder dársela, pero es que necesita monitorear cada paso del procedimiento.

La chica comienza a acariciar un poco su polla, y a medida que se calienta, toma más confianza de agarrarla y empezar a masturbarse como usualmente hace. Cuando ya está completamente erecta, la doctora comenta que ya parece lista, pero Nessie continúa dándose placer, ya que la calentura la ha invadido. La doctora le recuerda que antes de seguir debe ponerse el condón, haciendo que la chica se sienta un poco avergonzada por su lujuria.

La doctora le hace un par de preguntas a la chica después de que ella se coloca el condón, pero luego ella la corta diciéndole que de verdad ya no puede aguantar más las ganas. Antes de que retome su estimulación, la doctora le entrega un antifaz y le dice que es para evitar que llegue a sentirse cohibida o avergonzada. La chica continúa pajeandose bajo la intensa mirada de la doctora; en algún punto la profesional se siente tan cachonda que no puede evitar decirle a la chica que lo está haciendo muy bien.

Se siente tan avergonzada que se aleja un poco y se disculpa diciendo que no tuvo porqué haberle dicho eso. La chica le pide que se lo vuelva a decir, ya que le gustó escucharlo; la doctora confiesa que también le ha gustado. Nessie levanta su antifaz y se ven por un rato, hasta que finalmente ceden y comienzan a follar. La doctora jamás había sentido una polla tan profunda. Nessie saca su polla cuando está por acabar y dispara una enorme carga de semen dentro del condón. Sus huevos vuelven a la normalidad después de haber descargado tanto, pero la doctora espera que aún guarde algo para ella.

Categorías