Danny Phantom – Pubertad Fantasma

Hace unos años Danny salvó la tierra, una gran hazaña que lo convirtió en un héroe reconocido en todo el mundo. A pesar de obtener un logro de esta magnitud, Danny no dejaba de ser un chico muy joven para tener el peso del mundo sobre sus hombros. Al ser mitad humano y mitad fantasma, el chico todavía tenía un largo camino que recorrer para alcanzar su madurez total. Y a muchos de sus seres queridos comenzaban a preocuparles sus más recientes y constantes cambios de ánimo.

Por eso su madre y su hermana Jazz deciden realizar una pequeña reunión con su novia Sam. Ambas se preocupan porque la chica tarda en llegar, pero cuando ya están por darse por vencidas, justamente Sam abre la puerta estando agitada. Ella se disculpa por la demora y les dice que se debe a un incidente que ha tenido Danny en la cafetería, por eso ha tenido que quedarse limpiando ya que el director no los dejaba salir. Jazz se impresiona, comentando que ese es el tercer atercado que ha tenido su hermano durante la semana.

A todas les parece extraña la reciente actitud de Danny, él nunca había sido un chico violento ni problemático. Y de un momento a otro se ha convertido en alguien que siempre está malhumorado, por eso las tres quieren discutir su actitud y buscar una manera de ayudarlo. Para ello Sam ha tenido que dejar a su novio entretenido, por eso le ha pedido a Tucker que lo distraiga mientras ellas se reúnen.

La madre de Danny les pregunta a las chicas los cambios más notables que han visto en su hijo recientemente, y ellas comienzan a enumerar las señales más evidentes. El chico está extrañamente agresivo, y Sam le comenta que en la cafetería inició una pelea con Dash solo porque accidentalmente lo golpeó con el codo. La señora Fenton apunta estos datos de manera pensativa. Jazz añade que últimamente su hermano ha estado muy tenso, unos días atrás lo había visto hablando solo y comiéndose las uñas. Ella le preguntó qué le sucedía, pero él de una vez la cortó diciéndole que lo dejara en paz.

La señora Fenton también recuerda ese día, ya que ella también intentó hablar con él para ver si estaba bien y Danny fue igual de agresivo con ella. Sam aprovecha para comentar que lo que más le ha impactado de su pareja es que sus poderes están cada vez más fuertes, y que le parece que ya no puede controlarlos. Incluso estuvo a punto de despedazar a Skulker la última vez que se enfrentó a él. De no ser porque Tucker y ella lo capturaron dentro del termo, probablemente lo habría matado.

Después de escuchar y conocer todos estos cambios en la personalidad de su hijo, la señora Fenton ya comienza a hacerse una idea de lo que le ocurre. Pero para terminar de comprobar si sus sospechas son correctas, necesita que Sam le responda una pregunta muy personal. Como la chica está dispuesta a ayudar en lo que sea, no duda en decirle que puede preguntarle lo que sea. La mamá de Danny le pregunta si él ha tenido algún cambio radical cuando están a solas haciendo sus cosas.

Jazz y Sam se averguenzan al escuchar la pregunta tan atrevida e intrusiva de la señora Fenton. Pero ella asegura que es fundamental saberlo, de lo contrario no se atrevería a preguntar algo así. Resignada, Sam decide confesarle que últimamente Danny ha sido mucho más rudo durante sus encuentros sexuales. Él solía ser cariñoso, pero de un momento a otro ha empezado a tirarla fuertemente del pelo y causarle dolor hasta el punto de sacarle lágrimas. También ha aumentado su resistencia, casi parece que puede durar horas en el acto.

La señora Fenton insiste en que si hay algo más que deba contar, que no se lo guarde aunque sea vergonzoso, ya que eso le ayudará a despejar sus dudas. Sam admite que Danny además ha empezado a desarrollar deseos extraños. Cada vez le hace pedidos más atrevidos y extraños, como tríos y sexo anal. Además ha llegado a decirle que él ya no se siente tan satisfecho con ella como antes. Ella se siente muy avergonzada y frustrada por tener que confesar esos detalles, pero la señora Fenton la tranquiliza y le pide disculpas por haberla presionado a confesar eso.

La mamá de Danny agradece su valentía, y le dice que ahora ha podido confirmar con certitud sus dudas. Ya sabe lo que le sucede a su hijo, y se trata nada más y nada menos que la pubertad fantasma, que es una etapa muy dura por la cual pasan los fantasmas después de algún tiempo. Es una etapa en la que sufren cambios de humor muy intensos y terminan de desarrollar sus poderes. Algo muy común durante la pubertad de los fantasmas es que también aumenta su libido considerablemente, por lo que les provoca follar con cualquiera, sea fantasma o no.

Jazz pregunta si hay alguna manera de ayudar a su hermano, y su madre lo piensa un poco para finalmente ofrecer una solución. Solo hay una manera de calmar a un fantasma que atraviesa su pubertad, y es tener sexo con él hasta satisfacerlo por completo. Sam queda atónita ante la sugerencia de su suegra, mientras que Jazz contempla la posibilidad de que no logren satisfacer plenamente a su hermano. Entonces la señora Fenton les dice que Danny se convertiría en un fantasma malvado y peligroso. Por lo general los fantasmas que no logran liberar esa tensión buscan maneras de destruir todo y a todos.

Al final todas concluyen en que el futuro de Danny dependerá de su novia Sam, ella acepta la responsabilidad y asegura que hará lo posible por ayudarlo con su problema. Justo cuando están poniéndose de acuerdo, Danny abre la puerta con una fuerte patada que las silencia por completo. El chico no para de insultar y maldecir a su amigo Tucker, pero en cuanto se da cuenta de la presencia de las chica les grita qué están haciendo allí.

Ellas intentan buscar una excusa diciendo que solo están teniendo una charla de mujeres, pero él simplemente responde de manera agresiva y se va a su habitación gritando que no le molesten. Las chicas quedan preocupadas por su actitud, notando que él está cada vez peor. Están seguras que deben ayudarlo pronto, pero le dicen a Sam que no se sienta presionada a hacerlo si no quiere. Sam no se siente muy cómoda con la idea, pero sabe que debe hacer lo mejor por ayudar a Danny.

Por eso en cuanto Jazz y la señora Fenton la dejan sola, ella toma el valor para ir a la habitación de Danny. Cuando toca la puerta, inmediatamente el chico grita que pidió que le dejaran solo. Sam lo convence de dejarla pasar cuando le dice que se trata de ella. Una vez dentro, ella le pregunta por su altercado con Tucker. Él le cuenta que tuvo un ataque de ira, y que realmente se siente mal porque no pudo controlarse por algo tan insignificante que hizo su amigo.

Sam se preocupa mucho al ver lo afligido que está su novio, realmente lo está pasando mal y no entiende qué le pasa. Finalmente toma el valor y decide hacer lo necesario para ayudarlo. Así que se desnuda y le pide que se voltee a mirarla, él insiste en que no hay nada que ella haga que pueda animarle. Pero cuando por fin se da la vuelta se queda totalmente impresionado de ver el cuerpazo de su novia.

Ella le pregunta si le gusta lo que ve, y por supuesto que a él le ha encantado. Así que ambos se besan apasionadamente y Danny tiene una enorme erección que roza el coño desnudo de su novia. Sam le quita el pantalón y deja completamente al descubierto su gran polla. Decide no perder el tiempo y se la lleva a la boca, chupando y jugueteando especialmente con la puntita. Danny goza de lo bien que ella se la chupa, y cada vez lo hace con mayor agilidad.

Danny se sorprende de lo mucho que su novia ha mejorado con el oral, definitivamente es la mejor mamada que alguna vez le ha hecho. Siente tanto placer que no puede evitar correrse a mares dentro de su boca. Sam se traga toda su leche abundante y calentita, saboreándola por completo. Ella nota que su polla sigue bastante erecta aún, por lo que asume que sigue teniendo energía para seguir haciendo más.

Sam le dice que ahora le toca a él complacerla, y lo reta diciéndole que le muestre lo que puede hacer con sus manos. Él se toma muy en serio su petición y empieza a tocarla por todas partes, primero amasando sus grandes pechos y lamiendo su cuello. Luego la besa y baja sus manos hasta su coño, moviendo sus dedos y masajeando su clitoris. Ella no resiste tanto placer y se corre fuertemente desbordando una cascada de líquidos. Danny no desaprovecha ninguna gota de su jugo y se chupa los dedos para saborearlo.

Ahora que ambos están a mano, ya es momento de pasar a la mejor parte. Danny introduce su polla lentamente hasta que entra completamente en el coño de su novia. La folla fuertemente, generando una mezcla exquisita de sus líquidos. Se siente tan bien tener su polla empapada y calentita en el interior de Sam, y ella disfruta la sensación de su polla taladrándola una y otra vez.

La empotra fuertemente hasta que comienza a sentir su polla palpitar, está tan cargado que no puede evitar correrse dentro de su chica. Él le agradece a Sam por haberlo animado y darle tanto placer, pero la cosa no termina allí; ella está dispuesta a hacerlo liberar aún más estrés. Por eso se pone en cuatro, dejando totalmente al descubierto su jugoso culito. Danny se pone un poco nervioso, sin entender si realmente su novia está sugiriendo lo que él cree. Pero ella se lo confirma, y le pide que se la meta por su culo; está segura que él se muere por hacerlo.

Él no espera más, y empieza a introduucirla lentamente. Sam pega un quejido del dolor que siente, pero no tarda mucho en empezar a disfrutarlo. Se siente tan bien tener su culo lleno con la gran polla de su novio, por lo que le pide que no pare y se la meta con más fuerza. Danny no puede resistir más lo rico y apretado que se siente su trasero, así que se corre a mares llenándole todo su culo con su leche.

Danny le agradece a su novia por el rato increíble que ha pasado y ambos se quedan un rato abrazados hasta que ella se va. Más tarde, Danny sigue pensando en su encuentro con Sam y lo maravillosa que fue. No puede creer que realmente ella le haya permitido metérsela por el culo, y de solo recordarlo ya se pone cachondo nuevamente. En ese preciso momento, en medio de sus pensamientos lujuriosos, aparece una versión oscura de él. Esta versión le dice que si no atiende sus necesidades sexuales y sigue acumulando su estrés, no dejará de estar malhumorado.

Él no entiende qué sucede, pero esta versión suya le asegura que está allí para ayudarlo con su problema. Por eso se lo lleva al baño, donde está su madre dándose una ducha caliente. Danny le dice que no es correcto estar allí, ya que se trata de su madre y no debería hacerse una paja observándola.

Pero su otra versión insiste en que solo será por esa vez y no será algo malo. Aunque sea su madre, lo cierto es que la señora Fenton es una mujer bastante sexy, así que al final Danny decide dejarse llevar y pajearse mientras su madre se enjabona.

Sé el primero en valora este Comics.

Promedio: 4.7 / 5. Votos: 12

Categorías